fbpx

Latam Business School

El pensamiento creativo habilita nuevas capacidades en tu vida laboral

¿Qué es el pensamiento creativo?

El pensamiento creativo es la habilidad y capacidad de desarrollar ideas innovadoras para darle solución a problemáticas que existen o pueden ocurrir. El pensamiento creativo, a menudo, está relacionado con el crear cosas nuevas desde cero, o relacionar algo ya existente a un nuevo uso o perspectiva.  

Aunque estas concepciones pueden ser ciertas, es importante recordar que el pensamiento creativo es una habilidad que puede desarrollarse y que actúa de diferentes maneras, en diferentes niveles y escenarios, siendo el lugar de trabajo, uno de los más notables.

Características del pensamiento creativo

Una persona que comprende su propio proceso de pensamiento creativo cuenta con ciertas características y atributos que lo diferencian del resto. En el lugar de trabajo, profesionales que se describen a sí mismos como de pensamiento creativo, tienen a presentar rasgos notables en su personalidad que benefician su interacción, participación, asertividad y colaboración dentro de su equipo de trabajo. Estas son 5 características de personas altamente creativas en el trabajo:

1.   Apertura a tomar riesgos

Pensadores creativos han aprendido a abrazar los retos y no se sienten intimidados por la posibilidad de fallar. Al tomar riesgos y probar nuevas maneras de hacer las cosas, se beneficia la productividad y la cultura de prueba y error, que abre oportunidad a nuevos procesos e incluso, nuevos productos y servicios.

2.   Innovación al solucionar problemas

La clave del pensamiento creativo no es crear problemas para darles soluciones, es buscar soluciones creativas a problemáticas que ya existen. Los pensadores creativos aplican con facilidad la innovación a escenarios del día a día, esto les ayuda a idear soluciones originales para cualquier tipo de adversidad. Una mente creativa conecta información en lugar de solo almacenarla.

3.   Comodidad en la ambigüedad

Las personas creativas aceptan situaciones ambiguas e inciertas, también reconocen que no solo un resultado es definitivo. Estar cómodos en la ambigüedad permite la apertura a riesgos y a la experimentación.

4.   Apertura a la crítica

Las personas creativas a menudo están emocionalmente allegadas a su propio trabajo, pero deben mantenerse objetivas a la hora de ponderar el trabajo de otros y también el suyo. Utilizan la crítica constructiva y el feedback de manera benéfica.

5.   Desafío a la conformidad

Ya que las personas creativas tienen un profundo conocimiento y respeto por los procesos usuales que gobiernan su lugar de trabajo, no les es difícil reconocer cuando las prácticas establecidas pueden beneficiarse con una mejoría. Su habilidad para confrontar de manera informada, puede establecer nuevos métodos y reflejar nuevas perspectivas que afectan toda interacción laboral.

Fases del pensamiento creativo

 El pensamiento creativo, como cualquier otro sistema y habilidad, tiene fases que pueden ser practicadas y reforzadas por todo aquel que desee volverse más creativo en su trabajo y en su vida

Se trata de 4 fases ampliamente aplicables a cualquier problemática o requerimiento:

 

Fase 1: Preparación

El proceso creativo inicia con la preparación: identificar el qué o porqué deberemos aplicar la creatividad. Esto incluye reunir información, materiales, voces de opinión, perspectivas, fuentes de inspiración y referencia y todo lo necesario para darle sentido y dirección al flujo creativo.

En esta fase es crítico el reconocer la existencia de una problemática real que debe ser solucionada, en ese sentido, el input externo es clave para hacerlo. También es importante saber que el proceso creativo no funciona en ingeniería inversa.

 

Fase 2: Incubación

Esta es una fase de introspección. La información obtenida en la fase anterior se establece en la mente mientras las ideas son diferenciadas y nuevas conexiones de conceptos son formadas. En esta fase es importante quitar la mirada del problema y dejar que la mente descanse o desarrolle conceptos que directamente no tienen que ver con el mismo. Aquí, es donde aparece el pensamiento divergente, que explora soluciones posibles en escenarios inesperados, una habilidad necesaria en entornos de trabajo altamente productivos.

Fase 3: Iluminación

Se trata del momento en el que encontramos una idea o concepto que nos es útil para resolver la problemática o desarrollar algo nuevo de manera consciente, a menudo se reconoce como el momento ¡Eureka! Sin embargo, los pensadores creativos deben saber que este momento aparece de manera más sutiles durante el proceso creativo, no siempre es un hito y no siempre se trata de la solución como tal: la iluminación también puede ocurrir en forma de pregunta, opinión, proceso o enunciado, todo lo que nos lleve a romper una forma de pensar, es iluminación.

 Fase 4: Verificación

En esta fase se tiene una idea sólida que debe ser desarrollada, la habilidad que acompaña es la de formulación y síntesis de conceptos complejos. Es aquí cuando el pensamiento crítico y la comunicación, aparecen para dar a conocer las ideas desarrolladas a otras personas de manera efectiva.

 

Ejemplos de pensamiento creativo en el trabajo

 Pensamiento creativo en marketing

La creatividad en el marketing es una de sus aplicaciones más comunes, tanto para idear conceptos abstractos y de promoción que puedan vender, como para diseñar campañas complejas que activen a los consumidores.

Sin embargo, la creatividad no termina en la concepción de ideas novedosas y atractivas, también mejora las capacidades. Por ejemplo, un problema de marketing usual a principios de la era de los influencers, se trataba de los precios de promoción con personalidades de alto nivel, los conocedores del marketing reconocieron la existencia de microinfluencers, personalidades de nicho que no solo reducían los costos de producción y de colaboración, sino que llegaban a su público objetivo de manera más certera. Esta no es una solución que intentaba hacer algo novedoso, simplemente se adaptaron las características del medio y el mensaje de manera más conveniente para aprovechar mejor los recursos. El aprovechamiento y optimización de recursos es una solución creativa.

 

Creatividad en el liderazgo

En un entorno en donde se deben regular y guiar diferentes tipos de personalidades y capacidades por igual, el liderazgo exige una buena capacidad de observación y el desarrollo de capacidades puntuales por cada equipo de trabajo.

Un líder creativo conoce las habilidades de cada miembro del equipo, incluyendo los factores que aceleran y frenan el éxito de cada uno, es por eso que puede asignar de una mejor forma, actividades que mejor puedan desarrollar. Junto con la comunicación, el pensamiento creativo es clave para desarrollar equipos de trabajo altamente efectivos.

Beneficios del pensamiento creativo en el trabajo

El pensamiento creativo sirve un rol esencial en el trabajo, especialmente cuando se trata de la construcción de una nueva cultura del trabajo. Estos son algunos beneficios que las organizaciones y personas obtienen al cambiar su perspectiva a una que sea más creativa:

  • Mejora de la colaboración: La colaboración efectiva requiere que las personas se acepten y escuchen entre sí. Ya que el pensamiento creativo promueve apertura de ideas y flexibilidad, las personas que sean creativas, no tendrán problema al probar ideas de otras personas y reducir el juicio negativo cuando se dan diferentes opiniones. Esta característica se puede observar claramente en el brainstorming.
  • Estimula la mente: La creatividad empuja a las personas a buscar ideas en todo, a poner atención a los detalles y patrones, a observar con detenimiento las actividades del día a día y ganar inspiración de ellas, por más mundanas que sean.
  • Identifica nuevas oportunidades: Las técnicas de pensamiento creativo retan a las personas a juzgar su propio status-quo. Cuando ven más allá de lo que ya existe, abren las posibilidades a nuevas oportunidades. La clave es abrir el diálogo a preguntas como ¿Por qué?” y “¿Por qué no?”.

¿Cómo ser más creativo?

Como mencionamos, el pensamiento creativo es una habilidad, no un talento o don natural, es decir, puede entrenarse como cualquier otra. Lo importante es saber reconocer qué fuentes y medios nos van a ayudar a desarrollarla. En Latam Busines School contamos con la Certificación en Habilidades Digitales, que toma en cuenta el desarrollo del Pensamiento Crítico y Creativo como una de ellas, además de la Comunicación efectiva, el Learnability y la Transformación Digital, las cuatro habilidades clave que te llevarán más alto en el actual panorama digital.

Y tú, ¿te consideras una persona y un profesional creativo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Las 5 claves para digitalizar tu negocio

Certificación en Habilidades Digitales | People Analytics | Programa Avanzado de Liderazgo

Las 5 claves para digitalizar tu negocio

Nuestros programas

Recursos relacionados

Abrir chat
¿ En que podemos ayudarte ?