Latam Business School

La importancia de un Agile Coach en el mercado actual

La gestión de proyectos empresariales es un espacio en donde actualmente escuchamos términos, roles, tendencias y metodologías que son desconocidas para muchos. Ejemplo de ello son las metodologías ágiles y con ellas, el rol profesional del Agile Coach.

¿Qué son las metodologías agiles? y ¿Cuál es su relevancia en el mundo empresarial actual? 

Una metodología ágil es un método de gestión de proyectos capaz de adaptarse a cualquier circunstancia o imprevisto. De manera que estamos hablando de estrategias de gestión flexibles, con capacidad de respuesta inmediata y eficaz. 

A diferencia de los métodos tradicionales de gestión, una metodología ágil no requiere del cumplimiento de patrones estrictos a lo largo de la aplicación de un determinado proyecto. Por ende, son capaces de adaptarse con mayor efectividad al mundo empresarial actual, lleno de constante evolución y exigencia en innovación.

La realidad es que actualmente el mercado genera constantes demandas que las empresas comprometidas con los métodos tradicionales, simplemente no son capaces de cumplir. Es entonces cuando se recurre a las metodologías agiles: un conjunto de estrategias que se afianzan en la agilidad y versatilidad de las personas a cargo, y es aquí cuando surge el rol del Agile Coach.  

¿A qué se dedica un Agile Coach en la actualidad?

El rol del Agile Coach puede definirse en dos partes:

  • La primera corresponde a la capacidad “ágil” de promover cambios en una empresa, que tengan carácter competitivo y sean propuestos en base a una visión global de objetivos y mercado. 
  • La segunda, la parte “coach”, se refiere a la capacidad de “acompañar y preparar” al recurso humano de una empresa a enfrentar cambios o nuevas prácticas que conlleven a aumentos de productividad y competitividad empresarial.

Un Agile Coach tiene un papel activo en la aplicación de metodologías ágiles. Siendo capaz de funcionar como un entrenador que motive, facilite, guíe y forme al recurso humano durante la implantación de este tipo de metodologías en determinados proyectos. 

En la exigente actualidad en la que vivimos, es importante no confundir a este rol con un profesional que combine una mente ágil con cualidades de coaching. Estas últimas resultan ser un complemento de gran valor. Sin embargo, lo que resulta indispensable es que la persona cuente con conocimientos amplios, profundos y actualizados de negocios, transformación y procesos. De lo contrario, no será más que un “motivador empresarial”. 

Hoy más que nunca, las empresas necesitan mentes ágiles

Empresarialmente, atravesamos por una época de gran exigencia, cambios constantes, imprevistos y mucha volatilidad. Para enfrentar escenarios inesperados, las organizaciones buscan transformaciones de sus modelos de negocios, que garanticen la competitividad y rentabilidad a corto y largo plazo. 

La transformación digital es, actualmente, la respuesta tendencia para enfrentarse a la volatilidad económica, social y ambiental que atravesamos. Dicho esto, las metodologías de gestión de proyectos que más se adaptan a este tipo de procesos de transformación y exigencias digitales son, sin duda alguna, las metodologías ágiles. 

A raíz del Covid 19, se evidencia el auge del teletrabajo y los equipos remotos. Para estos escenarios, es imprescindible situar a la organización en un “entorno ágil” que suponga resolutividad y una adaptabilidad a constantes cambios y retos en nuevas modalidades de trabajo. 

Por consiguiente, hoy más que nunca, las empresas necesitan de mentes ágiles y del personal especializado en potenciar y fortalecer la agilidad dentro del recurso humano empresarial. Es aquí donde emergen roles y términos como el Scrum Master, Product Owner, Chapter Leader, Squads (equipos) y, por supuesto, el de Agile Coach.

El perfil que logra desarrollar un Agile Coach en los miembros de su squad es de trabajadores empoderados y autónomos; tienen confianza en sus capacidades para la toma de decisiones; desarrollan respuestas rápidas y efectivas ante imprevistos; y son capaces de adaptarse sin miedo a las nuevas tecnologías. 

Las metodologías que todo Agile Coach, en el 2020, debe conocer 

El Agile Coach debe asegurar que la transición a la metodología ágil sea efectiva y valiosa para el personal empresarial. Para ello debe proporcionar información, dinámicas y herramientas que faciliten el cambio y optimicen el trabajo de cada miembro del equipo. 

La implementación de una metodología ágil no implica el seguimiento de un “paso a paso” estructurado. Más bien se trata de un cambio de mentalidad y una nueva filosofía al momento de llevar a cabo un proyecto, generando equipos con mentalidades capaces de adaptarse a los cambios  e incrementar su productividad.

Hoy en día, algunas de las metodologías agiles más utilizadas, con mayor proyección a futuro y en las que los Agile Coaches deberían centrarse, son: Scrum, Programación Extrema (XP) y Design Sprint. 

Scrum 

También conocida como la “metodología del caos”, el método Scrum  busca desglosar un proyecto en varias iteraciones o ciclos temporales, que denominamos “sprints”, y los cuales tienen una duración fija que va de 2 a 4 semanas. El mismo se encuentra liderado por un Facilitador o Scrum Master, encargado de guiar al equipo durante todo el proyecto.

Los “sprints” o “miniproyectos” en los que se desarrolla el Scrum, deben pasar por 4 etapas diferentes. Al finalizar un sprint, conseguiremos un entregable o un incremento del producto que sea capaz de agregarle valor al cliente.  

Cada sprint atraviesa 4 etapas:

  • Planificación. Conlleva a una reunión de todo el equipo, en donde se le da respuesta a dos preguntas: ¿Qué vamos a hacer? Y ¿Cómo lo vamos a hacer?  
  • Ejecución. Incluye reuniones diarias de sincronización que involucran a todos los miembros del equipo. En ellas se realizan inspecciones del trabajo realizado, resoluciones de problemas y mejoras necesarias. 
  • Revisión. En este punto se realiza una reunión para presentar los entregables y realizar revisiones pertinentes, realizando un Feedback directo con el Product Owner. 
  • Retrospectiva. Por último, el equipo analiza el trabajo realizado durante el sprint, haciendo críticas constructivas e identificando posibles cambios que permitan aumentar la productividad del equipo. 

El Scrum es una metodología ágil cuyo fuerte son los problemas complejos, y que basándose en principios iterativos y de incremento, busca generar productos con el mayor valor posible

XP, Programación Extrema

El XP o eXtremeProgramming, en inglés, es una metodología ágil diseñada exclusivamente para el desarrollo de softwares. 

Al igual que el Scrum y otras metodologías ágiles, el XP apuesta por el poder de la “adaptabilidad” sobre la “previsibilidad”. Es decir, que resulta mucho más efectivo tener la capacidad de adaptarse a los cambios que pueden surgir en el transcurso del proyecto, que intentar definir parámetros estrictos al principio del mismo. 

La metodología de Programación Extrema apuesta por la simplicidad de los códigos de programación; la comunicación entre miembros del squads; la retroalimentación entre el equipo y el cliente; y la capacidad de cambiar el código, cuantas veces sea necesario. 

Design Sprint 

El Design Sprint es un método que permite determinar el valor de un producto o servicio a través de la valoración de un prototipo, durante un proceso que dura 5 días. De manera que es una metodología ágil que logra desarrollar un trabajo de meses en pocas semanas. 

Durante los 5 días que dura el “Sprint de Diseño”, el equipo debe resolver todo lo relacionado con los requisitos del cliente, el diseño y el prototipado, mientras que se realizan constantes interacciones y retroalimentaciones con el cliente. De esta forma, el Design Sprint busca detectar errores, así como el verdadero valor y factibilidad de un producto, antes de que este sea lanzado al mercado. 

Independientemente de la metodología ágil que se decida implementar, un Agile Coach debe ser capaz de facilitar su establecimiento dentro de la estructura empresarial. De lograrlo, se llegarán a obtener resultandos verdaderamente valiosos en productividad, eficiencia, ahorro de tiempo, capacidad de trabajo en equipo, autonomía del personal y ahorro de dinero. 

 

 

 

Marcelo Natalini

Marcelo Natalini

Deja un comentario